Un porche cerrado, o como ganar espacio a la casa

Si dispones de un pequeño porche en tu casa quizás te hayas planteado cerrarlo para ganar espacio y tener un lugar en el que comer con los amigos durante todo el año. Pero si el porche es muy pequeño puede ser que sientas que lo mismo el espacio es limitado o que os podéis quedar con un “quiero y no puedo”.

Una buena solución en estos casos es añadir cubiertas que amplíen el porche para darle el tamaño deseado. Hoy, las cubiertas de aluminio pueden imitar muy bien a diferentes materiales y para casas rústicas, por ejemplo, quedan perfectas las cubiertas imitación a madera que permiten cerrar todo el porche de una manera mucho más efectiva y barata que con madera real pero igual de bonita.

En casas pintadas, se puede recurrir a aluminio blanco o de diferentes colores, ya que hay una gran variedad de tonos en el mercado, todos ellos muy atractivos y fáciles de combinar con los tonos habituales de las fachadas de las casas. Solo hay que echar un vistazo a los catálogos y ver cuál es la opción que encaja mejor con la casa y con el entorno para disfrutar del porche cerrado.

Si la cubierta del techo es acristalada permitirá disfrutar además del cielo estrellado durante el verano o ver caer la lluvia durante el invierno sin tener que salir al exterior. Un bonito detalle que seguro que dará un toque muy romántico a las cenas más íntimas.

Las cubiertas acristaladas con cierres de aluminio y cristal permiten dar sensación de más amplitud y, por supuesto, permiten aprovechar al máximo la luz, por eso son las más utilizadas en las casas particulares y también en los establecimientos como bares o restaurantes.

Y es que si ganar espacio en casa es importante, hacerlo en un negocio es además muy rentable. Podrás disfrutar de muchas más mesas en el interior del local, logrando un mayor aforo tanto en verano como en invierno y consiguiendo aumentar los ingresos. Como además este tipo de terrazas son muy solicitadas por los clientes, tendrás asegurada su ocupación.

Es importante recordar que las terrazas y los porches cerrados son espacios libres de tabaco y que solo en las terrazas abiertas se permite fumar. Algo que quizás sea buena idea recordar a los clientes con algunos carteles para evitar los malos entendidos.

¿Por qué comprar baberos de algodón?

Desde el primer momento en el que nos enteramos de que vamos a ser padres, todo a nuestro alrededor cambia. Debemos dejar a un lado aquello de pensar solo en nosotros mismos para pensar en todo momento en la vida de ese pequeño que está creciendo en nuestro interior. Es por ello que desde que nos enteramos de la buena nueva, debemos comenzar a comprar todo lo necesario para garantizar el bienestar de nuestro pequeño en sus primeras semanas y meses de vida. Y una de esas cosas que debemos comprar son los baberos. Para ello es necesario que tengamos en cuenta que este tipo de artículos de primera necesidad para el bebé deben ser de la mejor calidad y con las mejores prestaciones, algo en lo que la industria algodonera ha pensado para que no tengamos que preocuparnos de nada más.

Seguro que una de las primeras compras que hacemos es la de los biberones, la de los chupetes y por supuesto la de los babaeros. En este último punto cabe destacar que podemos encontrarlos de diferentes tipos de materiales como pueden ser el plástico, la tela, y por supuesto el algodón.

Comprar baberos de algodón realizados por la industria algodonera es una de las opciones más acertadas gracias a los grandes beneficios y ventajas que tiene este tipo de tejidos frente a otros. Una de esas ventajas es que, al tratarse de una prenda o accesorio hecho de algodón, podremos estar seguro de que está libre de toda sustancia química que puede ser perjudicial para la piel y para la salud de nuestro pequeño.

De esta forma, vemos que los baberos hechos de algodón orgánico son muy suaves y cómodos para el bebé, ofreciendo la máxima transpiración para garantizar el cuidado de su piel. Además, gracias a esta suavidad y textura del algodón orgánico no se producirá ningún tipo de picor o de roce en la piel de nuestro hijo.

Así, si queremos encontrar estos baberos de algodón realizados por la industria algodonera, no hay nada mejor como hacerlo a través, una tienda online especialista en todo tipo de ropa y accesorios para bebés donde podremos encontrar toda la ropa que buscamos.

4 Consejos para vender tu coche de segunda mano

Si te acercas a una tienda de coches de ocasión galicia para vender tu vehículo debes de saber que este va a ser valorado en base a los siguientes aspectos:

-Su edad. Aquí no tienes nada que hacer. El coche tiene la edad que tiene y no se puede modificar.

-Los kilómetros. Otro punto en el que no puedes o no debes intervenir en absoluto.

-El estado de su motor. Esto es importante, porque aquí sí tienes tu parte de responsabilidad.

-El estado del vehículo en general. Algo que también está en tus manos cambiar.

No obstante, hay cosas que vale la pena hacer y otras que no, por eso te vamos a dar cuatro consejos para que logres el mejor precio para tu coche y consigas el máximo de beneficios:

1) Revisa el motor y realiza pequeños arreglos que puedan mejorarlo. Si tu coche tiene una avería seria en la que tengas que invertir mucho dinero posiblemente no te merezca la pena arreglarlo. Pero hay pequeños detalles que ayudarán a dar una buena impresión y a que de imagen de coche bien cuidado, como tener el aceite a punto o el motor limpio.

2) Repara pequeños arañazos, pero no pintes el coche. Si la pintura tiene algunos arañazos puedes repararlos y pulir la pintura para que tenga un aspecto brillante y muy atractivo. También puedes arreglar pequeñas abolladuras que no supongan mucha inversión. Pintar el coche no suele ser una buena idea, porque a ti te va a salir caro hacerlo y la cantidad de más que te puedan pagar por tu coche ni se acercará al gasto que te ha ocasionado.

3) Limpia y cuida el interior. Antes de llevar el coche a tasar limpia bien el interior, ponle alfombrillas nuevas y asegúrate de que está impecable. No olvides limpiar también las guanteras, las manillas y los botones. Todo esto dará una grata impresión del coche y se percibirá como mucho más cuidado. Y no te costará prácticamente nada hacerlo.

4) Ten los papeles en orden y si tienes facturas de los cambios de aceite y de algunos arreglos, como cambios de frenos o similares, llévalos también. De este modo verán que el vehículo ha tenido un buen mantenimiento y que hay piezas nuevas en el mismo. Muestra también los extras que puedas haber aportado al coche, como una radio de mayor calidad.

Consigue los cupones del club leche asturiana

En la actualidad tenemos la oportunidad de elegir el tipo de leche que queremos tomar ya que tenemos una gran variedad para elegir. leches de diferentes tipos y diferentes marcas se encuentran a nuestra disposición, pudiéndola encontrar entera, desnatada, semi desnatada, enriquecidas con calcio, de soja, sin lactosa y un largo etc. y en lo que a las marcas se refiere, aunque es cierto que también han surgido nuevas marcas en los últimos años, siempre seguiremos confiando en aquellas marcas que conocemos desde toda la vida y que sabemos que tanto a nosotros como a nuestra familia nos gusta y nos hace bien para nuestra salud y nuestro organismo. Y una de esas marcas es la de central lechera asturiana. Y es que, al consumir leche o productos lácteos de esta marca, además de darnos enormes beneficios para nuestra salud, también podremos tener enormes ventajas económicas y en forma de regalo gracias a los cupones del club leche asturiana.

Y es que cuando tomamos leche o productos lácteos elaboradas por esta marca, lo estaremos haciendo con el total conocimiento de que estaremos tomando los productos de la mejor calidad para nuestra salud. Y si además de darnos este enorme beneficio podemos tener otros de tipo económico en forma de regalos o de ofertas mejor que mejor. Y esto se consigue gracias a los cupones de club leche asturiana.

Conseguir este tipo de cupones de club leche asturiana nos aportara un gran número de beneficios y un gran número de ventajas al ser clientes habituales ya que por cada uno de los productos que compremos de esta marca, ya sea la propia leche u otros derivados lácteos de la marca como son el yogur o los quesos, conseguiremos algún cupón que al coleccionarlos nos dará acceso a grandes ofertas y a gran cantidad de premios y de descuentos exclusivos cuando volvamos a comprar productos de la marca.

Además, estos cupones de club leche asturiana nos da acceso, en caso de ser socios, a las numerosas actividades de ocio que la marca promueve para toda la familia, pudiendo realizar actividades gratuitas y otras muchas con grandes y exclusivos descuentos.

El desayuno de la 12

Mi evolución con el desayuno a lo largo de los años ha sido bastante curiosa. Cuando era un niño me aficioné al Colacao, como muchísima gente de mi generación. O bien lo tomaba solo o con pan de molde o cereales. Recuerdo que el Colacao en mi casa era un artículo de primera necesidad, hasta el punto de que mi hermano llegaba a tomar de postre, por las noches, un tazón de Colacao y galletas. Y siempre ha estado delgado…

Hubo un tiempo en la adolescencia en el que me aficione a las tostadas. Al comprar tostadora nueva mis padres (la anterior llevaba siglos estropeada) todos empezamos a desayunar tostadas. Cuando estas tostadas iban con mantequilla, alguien me dijo que me estaba pasando de la raya, y tenían razón…

Más adelante, sobre todo cuando llegué a la universidad, algo raro sucedió, aunque ya venía preparándose antes: empecé a dejar de tener hambre por las mañanas, algo que todavía hoy me sucede. Me levantaba sin ganas de comer y tenía que obligarme a ingerir alguna cosa, por pura supervivencia. Los desayunos opíparos del pasado desaparecieron.

Durante varios años llegué a tomar solo un yogur y, como mucho, un trozo de pan. Y así pasaba toda la mañana. Ni siquiera me tomaba el pincho de las 11 como muchos de mis compañeros. Nada de nada. ¿Cómo aguantaba? No lo puedo entender. Es verdad que cuando llegaba a casa, a veces, tenía un hambre voraz. Pero otras veces, ni eso.

Ahora sigo sin tener hambre cuando me levanto. Soy un poco raro, está claro. Lo noto especialmente en los hoteles cuando todo el mundo se pone hasta arriba y yo cojo un par de cosas, pero porque está pagado y tal…

Eso sí, algo ha cambiado. Ahora me entra hambre a eso de las 12, y entonces sí tengo que comer. Es una especie de desayuno tardío o almuerzo o lo que sea. Además, pensé en comprar tostadora, porque quería volver a las tostadas. La gente que me conoce alucina cuando yo me pongo a desayunar tostadas 4 horas después de que cuando toca oficialmente, pero qué le vamos a hacer…

¿Una burbuja del alquiler?

El alquiler ha subido de media más de un 15% en el último año. En el primer trimestre de 2017, se ha producido la mayor subida de los precios de los alquileres de los últimos 10 años. Y muchos ya empiezan a hablar de burbuja. Un piso que hace un año costaba 750 euros en un barrio céntrico de una gran ciudad, ha subido a unos 900 en 12 meses. Una gran oportunidad para inmobiliarias y arrendadores… y una locura para los inquilinos.

En ciudades como Barcelona, la vivienda turística está empezando a ser la diana de muchas asociaciones de vecinos. Muchos propietarios han decidido sacar sus pisos fuera del mercado del alquiler tradicional y han llevado a sus pisos al sector de la vivienda turística. A menudo, ejecutan una  reforma piso para modernizarlo y adaptarlo a los gustos europeos y lo ponen en el mercado… a un precio muy superior al que tenía antes.

La vivienda turística es cada vez más habitual porque supone, generalmente, más ingresos para los dueños, aunque también más trabajo. Esta subida de precios repercute en el mercado del alquiler tradicional elevando todavía más los precios. El resultado es esta burbuja del alquiler del que ya están empezando a hablar los medios de comunicación.

Según los responsables de los principales portales inmobiliarios, la subida de precios es inevitable puesto que hay más demanda que oferta, sobre todo en el centro de las grandes ciudades y en las zonas más turísticas.

Si has estado buscando pisos de alquiler en los últimos tiempos ya lo habrás notado. Casi cada día se bate un nuevo récord. Si hace 6 meses los pisos de 3 habitaciones, por ejemplo, no pasaban de 1200 euros en determinado barrio de una ciudad, ahora alcanzan los 1600 y subiendo.

Los contratos de alquiler de poca duración benefician a los arrendadores que, generalmente tras una  reforma piso, aunque sea leve, suben el precio en un 15 o 20%.

Con este panorama, no sorprende que en Barcelona se haya creado un sindicato de inquilinos y que en Madrid se prepare otro. Su objetivo será velar por los intereses de este colectivo del que forman parte cada vez más familias en España.

El robo veraniego

Es un clásico entre los ladrones: el hurto estival. Los cacos estudian con fruición las zonas en las que mejor botín pueden obtener durante los meses de verano. Y nunca se sabe si nos puede tocar, por eso conviene poner los cinco sentidos en la seguridad del hogar, especialmente si vamos a pasar una larga temporada fuera. Atención a lo que ocurrió el verano pasado en mi edificio.

No vivo en un barrio especialmente caro ni nada por el estilo, pero en los periódicos locales se había alertado del número creciente de robos en viviendas particulares. Paralelamente recibimos en el buzón información sobre cerraduras y precios de cerrajeros.

Un día me encontré con el vecino y comentamos el asunto. Me dijo que iba a pasar dos semanas fuera. Yo le dije que había que tomar precauciones. Y es que me había fijado que su puerta estaba un poco vieja y la cerradura no parecía la más segura del mundo. No se lo dije directamente, pero lo hice ver que era mejor prevenir. En mi caso, el dueño de mi piso había cambiado recientemente la puerta reforzando la seguridad con una cerradura de última generación. Yo me sentía bastante seguro, la verdad.

Cuando terminó el verano, volví a casa y me di cuenta que la puerta y la cerradura del vecino habían cambiado. “Me hizo caso, pensé”, pero no fue así. Cuando días más tarde me lo encontré me contó toda la película.

Cuando volvieron de las dos semanas de vacaciones se encontraron con que habían forzado la puerta, y se habían llevado varias cosas de la casa: algunas joyas y el televisor. No tenían más aparatos electrónicos porque se habían llevado los ordenadores, pero lógicamente les fastidió bastante.

Aunque el estropicio no fue muy grande (los cacos apenas tocaron nada aparentemente), el vecino tomó cartas en el asunto. Miró precios de cerrajeros y juró que eso no le pasaría más a él. Ahora su puerta es todavía más moderna que la mía y la cerradura cuenta con todo tipo de garantías de seguridad. Ahora solo le queda acordarse de cerrar la ventana del patio cuando se vaya de vacaciones…

El virus del cambio de hora

Como buen usuario de ordenadores Windows, he tenido que batallar con bastantes virus a lo largo de mi vida. Uno de los virus más molestos que vivieron en mi computadora fue uno que la apagaba a los pocos minutos de estar encendida. Una cosa de locos.

Tengo que decir que al principio no era muy fan del mantenimiento informático. Creo que en los primeros tiempos ni siquiera tenía antivirus. Recuerdo que cuando compré el primer ordenador con mi propio dinero me di cuenta de la cantidad de conocimiento que me faltaba sobre este mundillo. Cuando fui a visitar la tienda de Informaticos en Valencia que finalmente me vendió el equipo, empecé a oír hablar de GPU, ventiladores, placas base y demás. Yo solo quería tener un ordenador y punto, pero me di cuenta que debía ‘actualizarme’.

Tras un par de años bastante tranquilos con ese ordenador llegó el primer virus de importancia. Era un virus camuflado de antivirus. Me decía que el ordenador estaba desprotegido y me invitaba a bajarme no se qué programas. La verdad es que a pesar de ser un poco ignorante en materia informática, siempre he sido desconfiado, así que detecté rápidamente que aquello era una tomadura de pelo.

Poco tiempo después instalé un antivirus (de verdad) pero no fue capaz de hacer frente al virus “apagaordenador”. Fue una época difícil porque debía usar bastante el equipo para temas laborales y me fastidió un montón. Cuando consulté en la tienda de informaticos en Valencia oí la palabra maldita que siempre he odiado en este mundillo: formatear.

Para un vago como yo, formatear significa como ‘empezar de nuevo’. Volver a instalarlo todo y gastar un montón de tiempo en cosas que no me apetecen hacer. Pero la vida del usuario es así. No llegué a formatear el ordenador, porque fue una época en la que cambié de casa y finalmente me hice con un portátil.

El último virus que ha pasado por mi vida es el que cambia la fecha y la hora del ordenador. Más molesto que otra cosa, me obligaba a reconfigurar el equipo cada cierto tiempo.

El bar más entrañable del barrio

En mi ciudad natal se come muy bien. Y más en mi barrio. Cuando era pequeño creía que el mundo empezaba y terminaba en mi barrio y que todas las demás zonas de la ciudad eran idéntica a esta: llena de restaurantes y cafeterías. Más adelante comprobé que lo de mi barrio era algo casi único: un porcentaje de bar por metro cuadrado pocas veces visto en todo el planeta.

Hoy ya he salido del barrio y conocido otras ciudades, pero de vez en cuando todavía me dejo caer por la zona para comprobar si las cosas han cambiado o sigue todo igual. Por supuesto, en el barrio hay muchas cosas que cambian con el paso del tiempo, pero existen algunos bares que son inmunes a los cambios y a las modas. Uno de ellos es el bar-tienda Jose.

Está claro que no es el nombre más original del mundo, pero es que su primer propietario se llamaba Jose (así, si tilde). Lo que si tenía de original era la combinación de bar y tienda. Por un lado, es tienda jamon y embutidos. Está especializada en esta clase de alimentos que importan de diferentes puntos de España. Al entrar tiene un pequeño mostrador a la izquierda bajo el cual existe una mampara en la que se puede ver parte del género que venden. Y, por supuesto, del techo cuelgan algunos jamones.

Tengo entendido que antes de que yo naciera era solo una tienda. La idea de ‘ampliarlo’ a bar fue de los clientes. Muchas personas llegaban a comprar y querían tomar algo de vino para probar las maravillosas viandas del local y, después, llevarse algo a casa. Así que Jose tenía algunas botellas para los amigos. Pero claro, una cosa llevó a la otra y al final colocó una barra y unas sillas para que los clientes no se aglomeraran en el mostrador. Y al final, cambió el cartel del local por el actual tienda-bar.

Desde que tengo uso de razón siempre he visto a los paisanos tomando su pinta de vino con unas tapas de jamón mientras ven la vida a pasar por la cristalera. Y es que el local da una avenida muy popular en la ciudad. Cuando me hice mayor por fin pude entrar y tomarme algo con los paisanos. Y, claro, en la tienda jamon y embutidos me llevé algunos productos a casa.

En qué consisten los estor screen

Si estáis cambiando las cortinas y persianas de vuestra casa seguramente el término estor screen os sea familiar pero quizá no sepáis muy bien al detalle sus peculiaridades. Tomad buena nota porque os acercamos todo lo que debéis conocer sobre este tipo de estor.

Los estores screen están realizados a base de materiales como el PVC, el poliéster o la fibra de vidrio, por lo que son estores que presentan una gran resistencia gracias a sus materiales que también le otorgan una gran durabilidad, manteniéndose prácticamente iguales a pesar del paso del tiempo. Por todo ello son también muy recomendables para colocarlos tanto en el exterior como en el interior del hogar, ya que ni se deforman ni se encogen con los cambios de temperatura, manteniendo en todo momento su forma y su color y preservando su buen estado.

Además estos estores pueden estar realizados a base de tejidos micro perforados, lo que hará que todo lo que ocurre en el exterior no influya en el interior de la vivienda pero sí que permita pasar la luz aunque manteniendo la intimidad en nuestro hogar al no permitir la vista desde fuera hacia dentro. También se trata de un material resistente al fuego y que repele el polvo por lo que se mantiene siempre limpio y su mantenimiento es muy ligero.

Con este tipo de estor podrás escoger el factor de apertura. Por ejemplo el factor reducido si lo que necesitas son unas cortinas para una habitación en la que incide mucho el sol y quieres preservar la privacidad, pero también seguir intuyendo las vistas del exterior. De este modo, actuará como un buen aislante térmico.

El estor con factor de apertura medio será recomendable si buscas el mejor equilibrio entre luminosidad, privacidad y visibilidad hacia el exterior. Y en el caso del factor de apertura alto si lo que necesitas es que entre la mayor cantidad de luz posible a tu habitación y a su vez tú quieres seguir viendo con nitidez las vistas del exterior, incluso con las cortinas echadas, en ese caso este será tu modelo a escoger.