Comprar sin salir de casa

Ayer, mientras yo veía un partido de fútbol en la televisión, mi señora buscaba la manera de entretenerse. Sucede cada vez menos porque ya casi no veo fútbol pero, para un partido que echan en abierto de mi equipo, había que aprovechar. Pero en cuanto se da el pitido inicial, yo ya no soy de este mundo, no hablo ni escucho, solo miro el balón, por eso mi mujer debe buscarse alguna actividad…

¿Y con qué se entretienen muchas personas en una casa sin nada que hacer y con la televisión ocupada? Sí, miraba cosas en el móvil. Aunque ella tardó bastante en tener su primer smartphone, al final le ha cogido el gusto. Recuerdo cuando yo ya tenía teléfono inteligente y ella no mostraba el más mínimo interés por WhatsApp y esas cosas… Ahora es al revés: yo paso del móvil y ella lo vive.

Así es que mientras mi equipo jugaba en le tele ella buscaba comprar zapatos nauticos niña. De vez en cuando, me enseñaba algunos: “¿qué te parecen estos? ¿Y estos otros?”. Es verdad que yo tenía un ojo y parte del otro en el césped, pero trataba de mirar los zapatos que me enseñaba para darle mi opinión. Está decidida a comprar unos zapatos ya sin pasar por la tienda, algo en lo que yo no estoy muy de acuerdo. A mí me sigue pareciendo muy importante acudir a la tienda para tocar y probar las cosas que se compran. Si es que ahora la gente encarga hasta los tomates por internet…

El otro día leí un artículo de un periódico en el que se vendía (porque parecía un publirreportaje) que en un futuro a corto plazo todas las compras las haremos online. Vale, es evidente que comprar online facilita muchas cosas, pero sigue sin ser la panacea en muchos sectores.

¿Se pueden comprar zapatos nauticos niña desde el sofá de tu casa? Por supuesto, pero yo sigo prefiriendo acercarme a la tienda para que los pruebe. También es verdad que todo se puede devolver  aunque lo compres online, pero para determinadas cosas, sobre todo la ropa (y los tomates), yo prefiero ir y tocar.

EL CHOCOLATE ES DEMASIADO ADICTIVO

El chocolate creo que le gusta a todo el mundo, por eso hacen tantas y tantas versiones diferentes, en los supermercados puedes encontrar unas pocas de esas versiones, puedes encontrar chocolate negro, chocolate con leche o chocolate con avellanas. Hay diferentes tipos de chocolates para así poder abarcar a más público. Como si el chocolate necesitase tener muchos tipos para poder llegar así a más gente. El chocolate está tan bueno que cuando empiezas a comer hay que tener mucha fuerza de voluntad para poder dejar de comerlo.

A mí ya de niño se me hacía difícil poder poner freno a mi apetito voraz cuando estaba comiendo chocolate, iba al supermercado y no me conformaba con comprarme una tableta, me compraba unas cuantas que me duraban menos de diez minutos o hasta que me empezase a doler la barriga, pero no me arrepiento en absoluto, estaba muy rico.

 

Tengo un amigo que no puede tomar chocolate porque le sale como una alergia en las manos y le empiezan a picar y escocer, es una faena ya que tiene que ver como el resto nos ponemos ciegos a comer chocolate sin que él pueda hacer nada, eso sí protestar protesta un rato, y con razón, si yo estuviese en su situación también protestaría y seguro que más enérgicamente que él. Alguna vez en su propia casa alguien llevó una fondue de chocolate de postre para la cena sin darse cuenta de que él no podía tomarla, ese día si que protestó con razón.

 

Incluso ya hay tradiciones en torno al chocolate, como la de terminar fin de año desayunando chocolate con churros, aunque es una tradición que nunca he practicado ya que no le veo ninguna lógica, pasarse la noche bebiendo alcohol y después ponerse a comer churros no me parece a mi la mejor forma de terminar la noche. Además, mi estómago ya en condiciones normales no acepta más de cuatro churros, ya que son demasiado aceitosos y me empieza a doler la barriga rápido. Pero la gente sigue yendo en fin de año a desayunar sus churros con chocolate.

Las comisiones bancarias: aprende cómo evitarlas

Una de las quejas más frecuentes de los consumidores hacia los bancos es la relacionada con las comisiones: comisiones de mantenimiento que se pagan todos los meses por el simple hecho de realizar movimientos en la cuenta para pagar facturas, comisiones por las tarjetas que te envían para operar en los cajeros, comisiones por enviar una transferencia para pagar un recibo como el de la comunidad de vecinos y así un largo etcétera.

Al cabo del año, son muchos los euros que el banco se embolsa prácticamente por nada. En lugar de darnos dinero por confiarles nuestros ahorros, acabamos pagándoles por el privilegio de tener allí depositado nuestro capital.

Para colmo, todos necesitamos una cuenta bancaria ya que hoy por hoy es imposible vivir sin ella. Para los que tienen una nómina es un poco más fácil pagar menos, ya que algunas cuentas tienen condiciones especiales y permiten no pagar algunas de las comisiones mencionadas, pero para los que no la tienen no suele haber consideraciones en la banca tradicional.

No obstante, queda un camino para evitar pagar por todo y son las cuentas sin comisiones sin nomina que se ofrecen en la banca online. Un tipo de banca que es ya muy frecuente entre la gente joven, aunque resulta todavía una gran desconocida para las personas a partir de cierta edad.

Los bancos online son bancos igual que los físicos, de hecho, la mayoría pertenecen a bancos tradicionales que crean también bancos online para conseguir a ese público que se les estaba escapando de las manos. Al no tener oficinas, el personal que necesitan para gestionar todo es mucho menor y se ahorran además los alquileres de cientos de locales en toda España. Por eso pueden permitirse el lujo de no cobrar comisiones a sus clientes.

Todos los movimientos en las cuentas se hacen a través del ordenador y cuando se necesita retirar dinero en efectivo o realizar ingresos se hace usando cajeros con los que hay acuerdos para no tener que pagar por quitar o por ingresar a través de ellos. Si se necesita hablar con algún agente bancario se hace por teléfono, incluso si se necesita un consultor para inversiones.

Incluso hay aplicaciones para móvil y Tablet muy intuitivas que permiten que todo el mundo pueda manejarse fácilmente con los bancos. Las oficinas están condenadas a desaparecer en su gran mayoría por lo que debemos de acostumbrarnos a los nuevos sistemas.

Me gusta cocinar pero no me gusta perder tiempo

Lo queremos todo y lo queremos ahora, no mañana ni dentro de media hora. Varias de las campañas publicitarias de los últimos tiempos juegan con este aspecto: la ansiedad por conseguir cuanto antes todo lo que queremos. Por suerte, en la cocina parece que las prisas están siendo sustituidas por una paciencia para conseguir los mejores resultados, un ‘a fuego lento’ que siempre es beneficioso si buscamos el mejor plato para nuestros seres queridos.

En mi caso (para mi desgracia) yo también tengo prisa en la cocina. A pesar de los muchos esfuerzos que hacen en esos concursos de televisión porque dediquemos a la cocina el tiempo que se merece, yo tengo otras prioridades. Tal vez en un futuro me ponga el gorro de chef y dedique 4 horas a hacer un soufflé, pero en esta etapa de mi vida ando un poco justo.

Así es como la olla programable llegó a mi vida. No me disgusta cocinar, que quede claro, incluso existen determinados platos que me salen bastante bien, como la fabada. Precisamente esta olla que compré hace un par de años ha sido el instrumento perfecto para que mis cocidos sigan manteniendo el mejor sabor, pero se hagan en el menor tiempo posible.

Recuerdo que mi madre, en su época, se levantaba temprano para empezar a preparar los cocidos (ya se sabe como son las madres con los cocidos). Ahora hasta ella misma ha empezado a usar ollas programables que te permiten organizar mejor el tiempo. Y no echa de menos su antigua pota, como se llama en mi tierra.

Si mi propia madre ha bendecido esta ‘comida rápida’ (que no tiene nada que ver con la ‘otra’ comida rápida), ¿cómo no voy a yo a aplicarla?

Tratar de ser rápidos en la cocina (por necesidad) no supone necesariamente tener que comer mal ni comer solo platos precocinados o comida procesada. Se trata de ser lo más eficaces posibles y ayudarnos de la tecnología (como mi bendita olla programable) para que nuestros platos se hagan más rápidos manteniendo todo el sabor. Y cuando tengamos más tiempo, nos ponemos con el soufflé.

TODOS COMETEMOS EXCESOS

Todos tememos a los excesos que trae consigo la navidad, porque no damos tiempo a nuestro cuerpo a que digiera todo como debería, pasamos de una cena muy copiosa tanto en la noche de nochebuena como en la noche de año nuevo y justo al día siguiente ya estamos otra vez con las comidas de navidad y de año nuevo, por suerte a mí no me suelen obligar a ir a la comida de año nuevo, mejor así, ya que al salir por la noche y volver ya de mañana no me da tiempo a dormir lo suficiente para estar en condiciones óptimas para aguantar al resto de mi familia y los gritos de los hijos de mis primos.

 

Seguro que casi todos vamos a ganar unos cuantos quilos durante las navidades que se avecinan y estoy convencido de que más de uno y de una ya tienen prevista una liposucción financiada en Vigo, para deshacerse así de los quilos de más que han ganado durante las fiestas navideñas, esto lo harán los que tienen dinero para poder costearse y que no tienen miedo a pasar por el quirófano, aunque no creo que ningún médico serio aconseje esta práctica, a menos que sea un médico de un seguro privado que lo único que quieren es cobrar cuanto más mejor.

 

Lo mejor para no llegar hasta estos extremos es medirse un poco con lo que nos comemos en las cenas y en las comidas que tengamos durante las fiestas navideñas, porque las cenas y las comidas familiares no son las únicas de la navidad. No sé porqué a todo el mundo le entran prisas por organizar cenas entre amigos sin parar por navidad, como si el resto del año no les valiese para organizar cenas, si es más fácil encontrar un buen sitio el resto del año donde poder reunirte con tus amigos que tener que conformarse con algún establecimiento que seguro que a casi ninguno les gusta.

 

Por suerte en mi pandilla ya hicimos la cena de la navidad un poco antes coincidiendo con la despedida de una pareja de amigos que se iban a vivir a otra ciudad.

¿Son seguros los coches de segunda mano?

Cuando te planteas la compra de un vehículo es normal barajar la alternativa de los coches de segunda mano. Pero algunas personas tienen reticencias que tienen que ver con la seguridad del vehículo. Todos hemos escuchado historias de accidentes en los que los autos involucrados quedaban seriamente dañados pero luego se veían de nuevo en las calles. Coches cuyos chasis estarían “torcidos” y que tendrían problemas de estabilidad toda su vida.

Lo primero que tenemos que pensar es que un coche que haya tenido un accidente muy grave requerirá de una reparación cara, aunque sea para dejarlo tan solo aparente. Y no va a merecer la pena arreglarlo. No obstante, esto no quiere decir que no haya en el mercado vehículos con daños que pueden afectar a la seguridad.

Para esto, lo que tenemos que hacer es pedir que un mecánico de confianza revise el coche buscando esos posibles daños siempre y cuando se esté comprando el coche a un particular. De este modo, tendremos las garantías de que todo estará como es debido y que compramos un vehículo válido para circular.

Otra de las maneras de asegurarse de comprar un buen vehículo es recurriendo a una tienda de compra/venta o a un concesionario. En estos establecimientos las garantías son mucho mayores ya que tendrán que cumplir unas exigencias legales mucho más estrictas. Si lo que nos venden tiene daños graves o que afecten a su seguridad, tendrán que responder por ello.

Por tanto, son los primeros interesados en que esto no suceda y en que estés contento con lo que compras. Primero, porque no tendrán reclamaciones que van a tener que asumir y segundo porque lo más importante para estos establecimientos es la fama que tienen de cara al cliente. Un cliente satisfecho hablará bien del lugar en el que ha hecho su compra mientras que uno que no está contento se convertirá en la peor publicidad.

Evidentemente, cuando se compra algo de segunda mano nunca hay garantías absolutas en todo porque no podemos saber cómo han tratado al coche los anteriores dueños y, ni siquiera revisándolo, podremos saber si alguien ha realizado manipulaciones, por ejemplo en el cuentakilómetros, para hacer parecer que el motor tiene menos carretera a sus espaldas de la que realmente tiene.

Pero tampoco hay garantías absolutas con un vehículo  nuevo y eso lo saben bien muchas personas que tras haber adquirido su auto han visto como los problemas se suceden uno tras otro.

Pasos para elegir las cortinas de casa

Las cortinas son un elemento más de la decoración y cada vez más importante. Son ese tipo de accesorio textil capaz de cambiar por completo el aspecto de una estancia y que se pueden modificar por poco. Presta mucha atención antes de elegir las cortinas y ten muy presente en todo momento qué tipo de decoración tiene tu vivienda para que este aspecto encaje a la perfección.

Más allá del tipo de screen enrollable, cortina, etc que quieres, tienes que tener muy presente los tejidos y los tonos que vas a usar. Piensa que estos aspectos son fundamentales para lograr que a través de ellas pase mayor o menor cantidad de luz al interior de la vivienda.

Para aquellas personas que buscan el minimalismo y la sencillez deben optar por un visillo en color crudo. Se trata de una opción discreta y económica a la par que efectiva, una apuesta segura.

Si buscas cortinas con algo más de personalidad a la vez que dejen pasar la máxima luz posible puedes optar por piezas realizadas en colores claros con algún tipo de estampación discreta.

Si tienes una casa decorada de manera clásica seguro que ya sabes que las cortinas suelen tener un gran peso en la decoración de este tipo de estancias. Apuesta por cortinas realizadas a base de telas más elaboradas. Aquí los tonos pueden ser más oscuros sin problemas. Colores como el azul petróleo, el verde o el granate pueden ser buenas opciones.

Las personas que quieran apostar por decoraciones minimalistas o de inspiración nórdica es recomendable optar por cortinas de color blanco. Con un simple visillo será más que suficiente.

 

Si se necesita o se quiere aprovechar al máximo el espacio un estor enrollable que permita ser doblando cuando sea necesario y extendido cuando se considere será una gran opción

En definitiva, hay múltiples  tipos de cortinas entre las que escoger. Desde piezas más discretas a otras mucho más elaboradas y recargadas. Si le dedicáis algo de tiempo seguro que encontraréis la cortina perfecta para vuestra estancia.

Dinero y aventura

Un día estaba esperando el metro y escuché la conversación telefónica que estaba manteniendo un individuo que estaba al lado mío. Hablaba de un proyecto que tenía con unos amigos sobre subir al Everest, pero lo hacía en un tono muy emocional y poco práctico. En aquel momento tuve la sensación de que no sabía muy bien el coste de aquella ‘aventura’. Porque subir al Everest, o a cualquier montaña ‘seria’ del Himalaya, tiene su coste…

Me llamó la atención que el hombre hablaba de ir a Comprar anclajes escalada a una tienda-librería que él conocía. Como si eso fuera lo más importante del viaje… Cuentan los expertos que solo el equipo personal que se necesita para una expedición de este tipo supera los 5.000 euros. Pero es que eso es solo una pequeña parte de la aventura.

Por supuesto, para empezar, están los vuelos. Dependiendo de los enlaces, el tipo de pasaje y el exceso de equipaje pueden rondar los 3.000 euros, aunque en este aspecto podemos ahorrar costes. Si tenemos tiempo de sobra, podemos evitar alguno de los enlaces y buscar otros medios de transporte más baratos.

Y sí, hay que Comprar anclajes escalada, entre otras muchas cosas. A los 5.000 euros que puede costar el equipo personal, hay que añadir material que necesitaremos in situ, y que generalmente deberemos alquilar como tiendas de campaña, oxígeno, etc.

Y luego están los permisos, una de las odiseas clásicas en cualquier expedición de larga distancia que incluya países como Nepal o China. El permiso para escalador en Nepal supera los 10.000 euros a lo que hay que añadir la contratación de una empresa local que organice la escalada, trámite imprescindible. Además, este país exige también  la contratación de un sherpa local. No nos engañemos, para Nepal la invasión de escaladores y aventureros occidentales es un filón turístico que ha ido perfeccionando a lo largo de las últimas décadas.

A todo este montante de dinero hay que sumar gastos variados que van desde la comida, a la denominada tienda de transmisiones que nos sirve para estar conectados a través de teléfonos vía satélite y ordenadores. ¿Habría pensado en todo este (dineral) el individuo del metro?

Buscando zapatillas de running

Empecé a correr en 2004, unos cuantos años de que a eso de correr se le empezase a llamar ‘running’. Recuerdo que mi hermano fue el primero que me animó. Él iba a correr con su novia. De hecho, un día fui con ellos, pero a los 10 minutos yo ya me había quedado sin aire. Aquel día aprendí una primera lección: mejor correr solo y regular cada uno a su gusto.

Fue unos años más tarde cuando, ya con una mejor forma física, empecé a correr en un parque que está al lado de casa de mis padres. Es un parque enorme, que cubre una colina, por lo que es ideal para correr según mis gustos: me divierte que haya subidas y bajadas, no que sea todo llano.

Mis primeras zapatillas fueron unos Diadora. Es una marca italiana no demasiado popular. Eran grises, con unos cordones elásticos rojos y una suela a juego. No tenían una gran amortiguación pero, a cambio, eran súper ligeros. A mí me encantan las zapatillas ligeras, prefiero que no sean tan buenas en otros aspectos, pero que no me hagan sentir que voy tirando de un peso.

Por aquellos tiempos, el mercado del running no estaba tan híper desarrollado como ahora. En esta época, si vas a una tienda de zapatillas, la mitad serán para correr. Antes eran diferente, pero había una marca que ya era la más importante: Asics. Tener unas Asics era sinónimo de ir en serio con aquello de correr, de ser un ‘pro’.

Tengo que decir que nunca he tenido unas Asics. La verdad es que es una marca que admiro y de la que me fío, pero sus precios me parecen prohibitivos. Y aunque si me pongo, puedo pagar unas zapatillas Asics no considero que mi afición por correr se merezca un desembolso tan cuantioso. Tal vez si hiciese una maratón o algo así, pero de momento, no.

Pero aquellos Diadora de  cordones elásticos finalmente petaron. Y hubo que cambiar. Aunque miré Asics, terminé por apostar por Adidas, comprando unas zapatillas de calidad media. Y aun las uso de vez en cuando.

Grupos para familias cuidadores de enfermos con trastornos degenerativos

Cuando un familiar cercano es diagnosticado con Alzheimer, siempre se producen situaciones desagradables. Aunque conozcamos bien este trastorno y seamos personas flemáticas, no deja ser un golpe emocional. Por suerte, se trata de una enfermedad cada vez mejor conocida y que ya está lejos del tabú de otras épocas. El Alzheimer existe y hay que hacerle frente de la mejor manera posible.

Precisamente con este objetivo nacen los denominados grupos de apoyo a familias cuidadoras: se trata de grupos de personas que tiene en común el cuidado de un familiar con Alzheimer. La ayuda entre personas con los mismos problemas siempre es bienvenida, sobre todo si se trata de personas con experiencia en la materia.

Si buscas grupos de este tipo, una buena forma de encontrarlos es preguntar en tu Centro de día alzheimer  más cercano. La mayoría de estos centros cuentan con programas especiales de apoyo a las familias que suelen englobar grupos de familias cuidadoras.

La carga que supone tener una persona enferma de Alzheimer supone para las familias un lógico desgaste emocional, y a veces también físico y económico. Todas estas cuestiones se abordan en los grupos de apoyo a familias cuidadoras. Aunque al principio cuesta acudir a una de estas reuniones, a menudo por orgullo o pudor, la mayor parte de la gente que va por primera vez a una reunión acaba repitiendo.

Como decimos se trata de compartir experiencias. La mayoría de dificultades por las que atravesamos ya han sido superadas por muchas personas con más experiencia y su ayuda puede ser fundamental para sobrellevar de la mejor forma posible este reto. Por ejemplo, la forma de afrontar nuestra relación con el enfermo, a menudo traumática, también tiene sus pequeños trucos cotidianos y, en este aspecto, el testimonio de otras personas nos será de mucha ayuda.

Si buscas grupos de apoyo a familias cuidadoras infórmate en un Centro de día alzheimer  y a buen seguro que encontrarás lo que necesitas. A menudo, los propios centros ceden sus instalaciones para la celebración de reuniones a las que también acuden profesionales que también solventan dudas compartiendo su valiosa opinión.