¿Cómo están cambiando los supermercados?

Llegué ayer al supermercado y me encontré con un cambio radical: no encontraba la dichosa cesta con ruedas que suelo usar: nada por aquí, nada por allá, había desaparecido. Cuando pregunté a una de las cajeras me dijeron que ya no había, que habían sido sustituidas por un minicarrito con ruedas. Y yo me pregunto: ¿qué habrá detrás de este cambio?

Nadie da puntada sin hilo y menos en un supermercado. Seguro que todos sabéis que los supermercados se organizan de tal forma que lo productos de primera necesidad siempre estén lo más lejos posible de la puerta de entrada: agua, pan, leche, etc. Y nada más entrar te encuentras con ropa, cosmética, y ofertas más o menos ridículas.

Lo mismo sucede con los carros que están ‘manipulados’ para que tiendan a girar hacia la izquierda para cambiar nuestro rumbo como quien no quiere la cosa (o era a la derecha). De cualquiera manera yo había ido al súper a por mi mantequilla sin lactosa y no quería irme con las manos vacías porque mi querida cesta con ruedas hubiese pasado a mejor vida. Tomé el minicarrito y bueno… tengo que decir que rueda bien y no gira para ningún lado sin que yo se lo requiera. Tiene un buen fondo, no demasiado, y tienes las cosas más cerca de la mano, sin necesidad de agacharte. Tal vez este cambio no sea a peor, después de todo…

Pero los supermercados no cambian solo en eso, ¡qué va! En casi todos los establecimientos se están creando zonas especiales para alérgenos… que muchas veces, eso sí, son difícil de encontrar. Y ahí me fui yo para comprar mi mantequilla sin lactosa. En este mismo espacio que cada vez es más grande (cada vez somos más alérgenos) también encontré unos deliciosos zumos veggie y algunos productos sin gluten. Que yo no soy celiaco, pero oye, si dicen que es mejor comer producto sin gluten yo me apunto a un bombardeo.

Los súper ya no son lo que eran: ahora todo está atado y bien atado e intuyo que el gran fondo del nuevo minicarrito tiene por objetivo que nuestras compras sean un poquitín más amplias, ¿no?

EL CHOCOLATE ES DEMASIADO ADICTIVO

El chocolate creo que le gusta a todo el mundo, por eso hacen tantas y tantas versiones diferentes, en los supermercados puedes encontrar unas pocas de esas versiones, puedes encontrar chocolate negro, chocolate con leche o chocolate con avellanas. Hay diferentes tipos de chocolates para así poder abarcar a más público. Como si el chocolate necesitase tener muchos tipos para poder llegar así a más gente. El chocolate está tan bueno que cuando empiezas a comer hay que tener mucha fuerza de voluntad para poder dejar de comerlo.

A mí ya de niño se me hacía difícil poder poner freno a mi apetito voraz cuando estaba comiendo chocolate, iba al supermercado y no me conformaba con comprarme una tableta, me compraba unas cuantas que me duraban menos de diez minutos o hasta que me empezase a doler la barriga, pero no me arrepiento en absoluto, estaba muy rico.

 

Tengo un amigo que no puede tomar chocolate porque le sale como una alergia en las manos y le empiezan a picar y escocer, es una faena ya que tiene que ver como el resto nos ponemos ciegos a comer chocolate sin que él pueda hacer nada, eso sí protestar protesta un rato, y con razón, si yo estuviese en su situación también protestaría y seguro que más enérgicamente que él. Alguna vez en su propia casa alguien llevó una fondue de chocolate de postre para la cena sin darse cuenta de que él no podía tomarla, ese día si que protestó con razón.

 

Incluso ya hay tradiciones en torno al chocolate, como la de terminar fin de año desayunando chocolate con churros, aunque es una tradición que nunca he practicado ya que no le veo ninguna lógica, pasarse la noche bebiendo alcohol y después ponerse a comer churros no me parece a mi la mejor forma de terminar la noche. Además, mi estómago ya en condiciones normales no acepta más de cuatro churros, ya que son demasiado aceitosos y me empieza a doler la barriga rápido. Pero la gente sigue yendo en fin de año a desayunar sus churros con chocolate.

¿Cuánta leche puedo tomar estando a dieta?

Mucha gente se pregunta esto porque a lo largo del día, sin darse cuenta, toma mucha más leche de la que pensaba y piensa que quizás le esté afectando a la pérdida de peso. La leche que se toma al desayuno, los cafés que se toman a lo largo del día o el cacao calentito de antes de dormir pueden hacer que, sin darnos cuenta, estemos tomando medio litro de leche. Y esto sin añadir que se puedan estar consumiendo yogures o quesos frescos, los cuales aunque sean bajos en calorías no dejan de ser básicamente leche.

Para saber si nos estamos excediendo debemos de saber, en primer lugar, el número de calorías leche desnatada, que es de aproximadamente 34 por cada 100 ml. Estaríamos hablando, por tanto, de 170 calorías en total si se consume ese medio litro del que estamos hablando. Si nos pasamos a la leche 0% la diferencia de calorías es muy poca, solo 2 por cada 100 ml, por lo que estaríamos hablando de tan solo 10 calorías.

Teniendo en cuenta que una dieta para bajar de peso en una persona que no sea deportista debe de aportar entre 1500 y 2000 calorías dependiendo de la edad y el sexo, no estaríamos hablando de un aporte excesivo, sobre todo teniendo en cuenta que la leche es muy saciante y nos aporta también muchas proteínas.

En cualquier caso, si nos pasamos con los lácteos estaremos obligatoriamente descuidando otros alimentos, por lo que la recomendación en general es que el total de productos lácteos que se toman al día no sobrepase el medio kilo, siempre hablando de yogur, queso fresco y leche desnatados. De esta manera, dejaremos espacio para otros alimentos y para otros aportes que son también muy importantes.

Por ejemplo, si no queremos renunciar a los cafés y a la leche bebida, en lugar de tomar yogur después de comer podemos consumir una pieza de fruta o una gelatina baja en calorías. Así estaremos tomando algo con pocas calorías en general y que nos ofrece nutrientes diferentes a los lácteos.

Por cierto, por si alguien se lo está preguntando, el cacao de antes de dormir es perfectamente compatible con una dieta baja en calorías si se recurre al cacao desgrasado sin azúcar añadido, muy sabroso y muy saludable, que permite mantener este hábito sin añadir azúcares ni grasas saturadas a la dieta.

Consigue los cupones del club leche asturiana

En la actualidad tenemos la oportunidad de elegir el tipo de leche que queremos tomar ya que tenemos una gran variedad para elegir. leches de diferentes tipos y diferentes marcas se encuentran a nuestra disposición, pudiéndola encontrar entera, desnatada, semi desnatada, enriquecidas con calcio, de soja, sin lactosa y un largo etc. y en lo que a las marcas se refiere, aunque es cierto que también han surgido nuevas marcas en los últimos años, siempre seguiremos confiando en aquellas marcas que conocemos desde toda la vida y que sabemos que tanto a nosotros como a nuestra familia nos gusta y nos hace bien para nuestra salud y nuestro organismo. Y una de esas marcas es la de central lechera asturiana. Y es que, al consumir leche o productos lácteos de esta marca, además de darnos enormes beneficios para nuestra salud, también podremos tener enormes ventajas económicas y en forma de regalo gracias a los cupones del club leche asturiana.

Y es que cuando tomamos leche o productos lácteos elaboradas por esta marca, lo estaremos haciendo con el total conocimiento de que estaremos tomando los productos de la mejor calidad para nuestra salud. Y si además de darnos este enorme beneficio podemos tener otros de tipo económico en forma de regalos o de ofertas mejor que mejor. Y esto se consigue gracias a los cupones de club leche asturiana.

Conseguir este tipo de cupones de club leche asturiana nos aportara un gran número de beneficios y un gran número de ventajas al ser clientes habituales ya que por cada uno de los productos que compremos de esta marca, ya sea la propia leche u otros derivados lácteos de la marca como son el yogur o los quesos, conseguiremos algún cupón que al coleccionarlos nos dará acceso a grandes ofertas y a gran cantidad de premios y de descuentos exclusivos cuando volvamos a comprar productos de la marca.

Además, estos cupones de club leche asturiana nos da acceso, en caso de ser socios, a las numerosas actividades de ocio que la marca promueve para toda la familia, pudiendo realizar actividades gratuitas y otras muchas con grandes y exclusivos descuentos.

COMER FUERA NO ES PARA TODOS

A la hora de ir a comer fuera hay gente para todo, hay a quien le gusta comer en restaurantes exóticos a los cuales no se me ocurriría nunca ir a comer, ya que no me gusta mucho probar comidas nuevas, además estoy completamente seguro de que nuestros estómagos que están acostumbrados a comer una clase de comida determinada cuando le cambias la dieta por otra mucho más fuerte al estómago no le estás haciendo ningún favor, ya que seguro que si has cenado una comida de ese estilo no vas a tener una noche muy divertida después cuando te vayas a dormir, ahí es cuando van a comenzar tus problemas por haber elegido mal el restaurante al que has ido a cenar.

A mí no se me pasa por la cabeza ir a un restaurante de estos pakistanís o indios, por no ir no he ido nunca a ningún restaurante chino, lo más lejos que he llegado ha sido ir a un restaurante italiano, lo que me parece muy normal ya que los italianos y los españoles tenemos unas dietas muy similares.

Además para que te guste salir a comer fuera es esencial que te guste casi todo el cual no es mi caso, aunque cada vez como más cosas diferentes me cuesta mucho probar cosas nuevas por lo que no suelo ir mucho ni a comer ni a cenar fuera para no tener siempre los mismos conflictos con los amigos, mejor ya quedo con ellos a los postres ya que siempre pido el mismo flan vanilla, así ya no hay problemas para pedir como nos pasaba siempre.

A parte de todo esto, comer fuera tampoco es que sea de lo mejor, lo único que le veo positivo es que no hay que cocinar y tampoco hay que fregar la loza y los cacharros con los que se hubiese cocinado, para él o la que cocina sí es mejor ir a comer fuera pero para el resto solo es una comida más, y no a todo el mundo le gusta salir a comer fuera incluso mucha gente prefiere pedir desde casa para no tener que salir.